Box Office Alert

We are experiencing technical difficulties with our phone system. Tickets can be ordered on our website. Email stcbox@shakespearetheatre.org for customer service assistance.

Show Filters

En un lugar de La Mancha

In recognition of Cervantes’ legacy, we at STC want to extend our content to the Spanish-speaking community. We asked Jessica Peña Torres, STC Sales Associate and ASIDES Editorial Intern, to share her thoughts on Man of La Mancha, in her native language. (Click here for a translation)

Por Jessica L. Peña Torres. Revisiones por Sara Mercedes Medina González.

“En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…”

LaMancha image_089 resized

Anthony Warlow as Don Quixote. Photo by Scott Suchman.

¿Quién no se sabe la primera línea de la novela del Quijote? Si tuviste la oportunidad de ir a la escuela en algún país Hispano, es muy probable que hayas escuchado estas palabras –o hasta te las sepas de memoria, como yo. Dejando a un lado la trama, los temas, los escenarios, el contexto socio-político e histórico (y a veces hasta el autor), virtualmente todos los hispanos sabemos quiénes son el Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha y su escudero, Sancho Panza. Ambos personajes intrínsecamente forman parte esencial de la cultura y la lengua hispana a tal grado que nos hemos inventado expresiones como “quijotesco” para indicar que alguien es un perdido idealista o “sancho”, para referirse a un amante.

Es indiscutible el hecho de que la novela del Quijote es la “primera piedra” (después del poema “El Mío Cid”) en donde se funda la literatura hispana. “El ‘Quijote’”, afirma Arturo Pérez-Reverte, académico y editor de la última adaptación de la novela publicada por la Real Academia Española, “es un factor de unidad a ambas orillas del Atlántico”. Si lo tuviéramos que comparar con un ícono del idioma inglés, por ejemplo, tendríamos a Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain o alguna de las obras de William Shakespeare. Y hablando de Shakespeare, es acertado afirmar que él y Cervantes son paralelos en las culturas anglosajonas e hispanas, respectivamente; ambos se establecieron como pilares clásicos de literatura, crearon personajes que son emulados constantemente en las artes contemporáneas y hasta se rumora que ambos escritores murieron el mismo día.

Sin pensarlo dos veces, cualquier enamorado del teatro o la literatura inglesa te podrá decir de la importancia, influencia y universalidad de las obras de Shakespeare, las cuales son producidas a diario a nivel mundial.  Y entonces me pregunto, ¿cuál es la relevancia que tiene el Quijote hoy en día? ¿Por qué se tomaron la tarea Joe Darion y Dale Wasserman de escribir un musical de espíritu fundamentalmente americano basado en la novela de Cervantes y por qué se sigue produciendo?

Como diría Alan Paul, el director de El Hombre de La Mancha,  el musical representa “una batalla interna de optimismo y pesimismo” de los personajes. Como hispana en un país extranjero, he tenido pensamientos “quijotescos”. Como muchos inmigrantes, estoy aquí para lograr el sueño americano, que para Don Quijote sería tal vez el equivalente a encabalgarse en una misión, rescatar a una doncella, y ser nombrado caballero. Simultáneamente, he visualizado mi situación a través de una lente “realista” lo cual que me ha llevado a descubrir la oscuridad de mi situación y la de aquellos que se enfrentan a circunstancias similares. A veces pienso que las barreras migratorias legales son molinos gigantes retándome a un duelo. Bueno, a mí y a todos los latinos.

Habiendo conocido del caballero andante desde la primaria, es difícil no llevar la imagen del delgaducho hombre medieval al lado de su gordito confidente. El musical de La Mancha hablada y cantada en inglés tiene una resonancia totalmente diferente a que si leyera capítulos de la novela en clase de literatura. Por una parte, es emocionante ver a esos personajes con los que crecí en carne y hueso actuando momentos de su historia: es como meterse en la cabeza de Cervantes y, literalmente, ver lo que él veía. Además, las canciones y la música le dan un valor sentimental a la obra que a veces se pierde con la dificultad del Español antiguo. Por otra parte, al cambiar la estética de la novela al hacerla musical, el producto se convierte en algo casi independiente de los factores que lo crearon… y esto es bueno. El Hombre de la Mancha no es una adaptación de la novela de principio a fin, sino un musical que trae a la vida a los personajes y situaciones creados por Cervantes. El musical nos anima a recordar las historias que conocemos y las coloca en un marco donde la lucha por la libertad y los sueños es prioridad.

No puedo evitar el hacer una conexión entre los temas de El Hombre de la Mancha y la vida de los inmigrantes en Estados Unidos, sobre todo cuando para nosotros Don Quijote representa un ícono tan grande. Es impresionante pensar que una obra publicada hace más de 400 años siga siendo un pilar en nuestra cultura. En las palabras de Pérez Reverte, “Hay una patria, la de la lengua española, que comparten 500 millones de personas y la bandera de esa patria vieja nobilísima es el ‘Quijote'”.

Fuentes:

“El Quijote, lectura básica para estudiantes de habla hispana: Pérez-Reverte” Crónica.com.mx

Facebook Logo Twitter Logo Instagram Logo Youtube Logo Google Plus Logo Flickr Logo